Disponibilidad: un pilar básico para mejorar tu web

Resumen: Se explican las causas más comunes por las que una web no funciona para un usuario y cómo afrontarlas: tiempos de carga excesivos, tecnología no disponible, navegadores y plugins, accesibilidad, etc.

Sistemas WebEn la base de todas las necesidades de una web está la disponibilidad: asegurar que tu web funciona.

Si tu web tarda mucho en cargar, si sólo funciona bien con un determinado navegador, si requiere de la última tecnología y plugins o está la mayor parte del tiempo caída, en la práctica y para la mayoría de usuarios, es como si no tuvieses sitio web.

Dirás “¡Vaya tontería! en mi ordenador funciona perfectamente”. Y eso es exactamente lo que ocurre, en tu ordenador funciona bien, pero la mayoría de personas no visitan tu web con un ordenador como el tuyo.  Existen diferentes navegadores, diferentes tamaños de monitor, diferentes plugins instalados, diferentes dispositivos: portátiles, netbooks, móviles… y tu sitio web debe ser capaz de mostrarse y funcionar correctamente en la mayoría de ellos. Debe estar disponible para una variedad de tecnologías y dispositivos.

Como vemos, la disponibilidad es una característica imprescindible de nuestro sitio web. Pero ¿cuáles son estos problemas que puede encontrarse un usuario al entrar en tu web? y ¿cómo podemos afrontarlos?

Tiempo de carga

Los usuarios de Internet son impacientes. Algunos estudios indican que la mayoría abandonan una web si tarda más de 2 segundos en cargarse, otros indican que el límite de paciencia está en los 10 segundos. Parece claro que una página debe cargar rápidamente sino queremos que el usuario abandone nuestra página.

Flash: Pantalla de "Cargando..."

Hay que evitar especialmente algunos problemas comunes:

  • Páginas de “cargando” que consumen mucho tiempo (muy típicas de las webs en Flash)
  • Imágenes muy grandes o que tardan el cargar. Por poner un ejemplo, este blog suele usar imágenes de 500×300 píxeles o menos, en formato JPG (calidad 85%), más que suficiente para sus propósitos.

Tanto Yahoo como Google publican directrices para mejorar los tiempos de carga de una web:

Tamaño de pantalla (resolución)

Las estadísticas indican que el 85% de los usuarios de Internet usan, como mínimo, una resolución de 1024×768 píxeles. Es por eso que la mayoría de sitios web actuales se diseñan teniendo en cuenta este tamaño.

Estadísticas de resoluciones (Oct. 2009). Fuente: w3counter.com

Sin embargo no debemos dejar de lado a los usuarios de móviles con acceso a internet, que no disponen de resoluciones tan grandes. Muchas veces la mejor solución para ellos es hacer un site adaptado para móviles, no sólo por la resolución de pantalla sino también por las especiales características de estos dispositivos y por el diferente uso que hacemos de la web desde ellos (no es lo mismo consultar algo en el confort de mi casa que en la cola del autobus).

Otra posibilidad, no exenta de problemas y dificultades, es la de usar lo que se denomina un layout proporcional (liquid layout), que hace que la web se ajuste automáticamente al tamaño disponible en cada momento, recolocando sus elementos.

Tecnología

El uso de una tecnología que requiera que cada cliente tenga instalado un software determinado (o deba hacerlo en el momento de cargar la web) hace que perdamos usuarios. En general, tecnológicamente hablando, conforme más nos alejamos del factor común de que soportan todos los navegadores más usuarios perdemos. Ejemplos típicos de este tipo de software: flash, plugins de foto 360º, visores de mapas, plugins de vídeo, controles Active X y applets de Java.

Si queremos ofrecer estas características lo adecuado sería también ofrecer una alternativa para aquellos que no disponen del software o que no pueden instalarlo (caso de los que navegan desde el trabajo, el ordenador de un amigo o un cibercafé, por ejemplo). Si disponemos de un reproductor de audio en flash también podemos ofrecer la posibilidad de bajar un mp3, si ofrecemos un mapa interactivo también podemos ofrecer un mapa estático (o una foto), una galería de fotos normales como alternativa a las 360º, etc.

Esto es lo que podría ver un visitante que no tiene Flash instalado

Debemos evaluar cada tecnología que incorporamos a la web, sabiendo que esta no sólo trae beneficios.

Puede que te interese consultar un post anterior en le que se analiza el uso actual de la tecnología Flash.

Dado que en todo momento convivimos con una gran cantidad de tecnología en diferentes estados de progreso, recientemente se ha popularizado una estrategia de desarrollo web denominada Mejora progresiva para lidiar con este problema. Esta estrategia permite que cualquiera acceda a la funcionalidad básica de una web y permite a otros con mejor conexión o un navegador web más avanzado (o con más plugins) experimentar una versión mejorada de la página.

Navegadores

Hoy en día existen multitud de navegadores y cada usuario instala el que le gusta más o deja el que viene de serie con su sistema operativo. Muchos ni siquiera tienen opción de elegir navegador, usan el que sus empresas les instalan en los ordenadores de trabajo o el que tienen en el ordenador o dispositivo desde dónde se conecten: hotel, cibercafé, casa de un familiar…

Si no queremos perder usuarios es necesario que nuestra página funcione bien en la mayoría de navegadores.

Navegadores más usados (Sept. 2009). Fuente: Wikipedia

Actualmente Internet Explorer y Firefox son los dos navegadores con mayor cuota de mercado, pero es mejor asegurarse de que nuestra página funciona en la mayor parte de los navegadores. No es necesario que funcione exactamente igual ni que se vea perfecta (píxel a píxel) de un navegaor a otro, pero es bueno que funcione en todos.

Principales navegadores web

Si, además, usamos estándares web en el desarrollo de nuestra página web garantizamos que nuestra página funcione bien en muchos navegadores actuales y también en las versiones futuras de estos y otros navegadores.

El caso de Internet Explorer 6
Logo de Internet Explorer 6Es notable la cantidad de iniciativas que han aparecido últimamente en la red para intentar jubilar este antiguo navegador:

Estas iniciativas aparecen porque Internet Explorer 6 es un navegador antiguo (de 2001), que no soporta los estándares web, es lento y es incompatible con algunos formatos y técnicas modernas. Este navegador no puede proporcionar la misma experiencia en la web que otros navegadores modernos y obliga a los desarrolladores a utilizar costosas técnicas que enlentecen y encarecen los proyectos.
Ante esta situación algunos desarrolladores web optan por mostrar una página con opciones de descarga de nuevos navegadores a los usuarios de Internet Explorer 6.

Página específica para usuarios de IE6 (45Royale)

Paradas previstas

Algunos sistemas deben parar periódicamente: para poder introducir nuevos datos, por tareas de mantenimiento (copias de seguridad, actualización de hardware o software…), etc. Durante estas paradas la web deja de funcionar. Evidentemente es mejor equiparse con sistemas para los que no sea necesario este tipo de paradas (y menos si son frecuentes), aunque es posible que el coste de estos sistemas (o de un equipo bueno que los conozca y mantenga) sea prohibitivo para algunos negocios pequeños.
En cualquier caso es mejor mostrar un mensaje (o página especial) en la web indicando las tareas que se están realizando, el tiempo previsto y avisar con antelación del corte o parada.
En ningún caso debe mostrarse páginas de error genéricas que no den información de qué está ocurriendo. Cualquier visitante casual de la web simplemente pensaría que la web no funciona y no volvería a visitarla, y nuestros habituales se impacientarán al no tener información de qué está ocurriendo, de si es un error momentáneo o debido a alguna cuestión particular de su ordenador o conexión.

Procesos manuales

Algunas webs disponen de procesos que sólo funcionan cuando hay una persona atendiéndolos al otro lado:  formularios de contacto, sistemas de chat online, pedidos… A no ser que exista un turno de guardias 24h existen momentos en los que el servicio no está disponible o tardará un tiempo en ser procesado.

Si dispones de  procesos que requieren de intervención humana indica claramente en cuanto tiempo se procesan los datos, se responden las peticiones o en qué franja horaria se pueden usar.

BuyVip: se puede ver que el chat está disponible, incluso que hay una persona delante nuestro

Imprevistos

En ocasiones una web deja de funcionar por problemas imprevistos. Puede ser que algunos de los servicios que tenemos contratados dejen de funcionar: hosting, dns, e-mail… o simplemente que un cambio en algún sistema (inicialmente sencillo y sin repercusiones) deje la web fuera de servicio.

En estos casos lo mejor es avisar lo antes posible del problema por los canales que aún funcionen: blog, e-mail, redes sociales (twitter, facebook, …), indicando el problema y qué se está haciendo para resolverlo.

Desgraciadamente ningún proveedor ofrece un 100% de fiabilidad en este campo (hasta Google tiene caídas de servicio), pero si estas son demasiado frecuentes es mejor buscar un proveedor más fiable.

En todo caso es interesante monitorizar el funcionamiento de nuestra web. Para ello existen servicios como Pingdom, que nos ofrecen alertas por SMS o email cuando ocurre alguna incidencia en nuestra web.

Capacidad

Puede ocurrir que la cantidad de tráfico y uso de nuestra web aumente repentinamente:  un artículo que se convierte en portada de menéame, una campaña de marketing muy exitosa, la popularización de nuestra web o servicio debido a la mención de alguien famoso…

En ese caso la cantidad inusitada de tráfico o uso puede hacer que la capacidad de nuestros sistemas se vea superada y estos funcionen lentamente, con errores o incluso dejen de funcionar.

Twitter: hasta los grandes puedes sufrir errores de capacidad

De nuevo lo mejor es ofrecer la máxima información mediante los canales que aún estén disponibles y asegurarnos de poner los medios para que la próxima vez no pase.

Ofrecer información sobre el estado de tu web o servicio
Hay webs que tienen páginas específicas para indicar el funcionamiento de sus servicios y que avisan en su blog o sistema de noticias de las incidencias que puedan tener.

Guebs: Página específica con información del estado de los servicios

Toda esta información hace que una persona sepa:

  1. Que el error no es algo particular de su ordenador, conexión o configuración.
  2. Que los administradores de la página están al corriente del fallo y que están trabajando para arreglarlo (por lo tanto tampoco hay que molestarse en avisarles).
  3. Que es algo puntual y que se podrá volver a usar la web en cuanto se resuelva.

Sabemos que los errores ocurrirán, es una cuestión de tiempo. A parte de intentar evitarlos y minimizarlos también es importante ser transparente en la gestión de estos, ofreciendo al usuario toda la información que dispongamos sobre la causa, los medios que están poniendo para resolverlo, el tiempo previsto de resolución y las medidas que tomaremos para que no vuelvan a ocurrir.

Accesibilidad

No podía dejar acabar este post sin mencionar la accesibilidad: la capacidad de acceso a la Web de las personas con discapacidad (física, intelectual o técnica).
Existen pautas para adaptar el contenido web para que sea accesible (WCAG) y profesionales que se dedican a auditar y mejorar webs en este aspecto. Es una disciplina muy ligada a la usabilidad, de la que hablaremos en próximos posts. Puedes saber más sobre accesibilidad en la guia del w3c.

Espero tus comentarios y aportaciones.

Be Sociable, Share!
Disponibilidad: un pilar básico para mejorar tu web por José Carlos Gil
Publicada hace 4 años en Desarrollo, Diseño, Mejora tu web, Usabilidad
Puedes suscribirte por e-mail o RSS a este blog
o seguir al autor en twitter: @josecgil

Un comentario para “Disponibilidad: un pilar básico para mejorar tu web”

  1. Oscar Del Santo dice:

    Todos los elementos aquir recogidos resultan desde luego fundamentales.

1 comentario »

Categorías

Be Sociable, Share!
WezStudio on Facebook

Basado en tecnología de:

Apache HTTP Server WordPress PHP MySQL